martes, 8 de enero de 2013

IDEA 1: Imágenes por hombres prehistóricos: un mundo habitado por espíritus

ANIMAL MAGNETISM. En las cuevas de Lascaux en el
suroeste de Francia, una pintura prehistórica muestra
caballos y un toro
"El  mundo está vivo". Uno puede decir que fue el dogma central de la más temprana religión, la que llamamos generalmente "animismo".Es un término que fue acuñado en 1871 por el pionero antropólogo británico Edward Burnett Tylor. Él lo utilizó para describir según lo que él había concluido era de las primeras intuiciones espirituales; la creencia entre la gente prehistórica de que todas las cosas, ambas, vivas e inanimadas, están habitadas por espíritus. En la visión animista, no solo humanos, sino también animales y plantas, ríos y montañas, incluso las rocas--Todas contenían lo que podríamos llamar alma. En su libro "Primitive Culture", Tylor explicó que las pueblos primitivos  consideraban esta "alma-espíritu", cuando habita en una persona como "la causa de la vida y por tanto vuelve viviente al individuo".
Para el hombre primitivo, fueron los deseos y estados de humor de los espíritus animados lo que explicó muchos fenómenos del mundo natural, como lo que creencia de  relámpagos y truenos ser ira y cólera. A veces, los humanos podían convocar o apaciguar esos espíritus, con el uso del ritual o la magia, a través de las misteriosas especialidades de la figura tribal llamada Shaman. 
Taylor decidió que el mundo animista eventualmente evolucionaría al politeismo. El espíritu individual residente en cada río, por ejemplo, podría eventualmente ser comprendido como parte de un colectivo de Dioses del Río. Incluso en el mundo moderno, existen culturas que mantienen una mirada animista. Entre la tribus de África y las de la selva brasileña, y entre algunos nativos  de Estados Unidos y Cánada, continúan creyendo en la multitud de espíritus sobre la fundación de su religión. Y el espíritu del animismo también vive sobre el concepto del alma humana desarrollada por muchas religiones, incluyendo el Budismo, Hinduismo, Cristianismo e Islam.

1 comentario: